viernes, 2 de febrero de 2018

Leyes que no hay y nunca habrán



Para algunas cosas no se requieren leyes, para hacer cosas por satisfacción personal es ridiculo plantearnos leyes, si somos de los que antes de actuar nos auto-ponemos leyes nunca haremos nada y si llegamos a hacerlo vamos a errar, si acaso la única norma que debemos seguir cuando deseamos hacer algo con lo que esperamos darle satisfacción a nuestra es el comenzar, sea como sea pero comenzar, no postergar las cosas, hacerlas sin excusas.
Emprender es comenzar, sea un viaje, un negocio, una familia, etcétera y la ley primordial que tiene el arte de emprender es empezar, no importa si carecemos de recursos o conocimientos lo importante es comenzar, a medida que vayamos viviendo aquello que comenzamos iremos aprendiendo todo lo que necesitemos saber sobre lo mismo, iremos adquiriendo experiencia y esta nos llevará a saber que pasos son los indicados a seguir y cuales son un error, cuando no seguimos normas tenemos mas libertad y con esto logramos emprender cualquier cosa mas fácilmente.
Los seres humanos inventamos las leyes para vivir en sociedad, pero en la naturaleza estas no existen, en la naturaleza sobreviven los arriesgados, los astutos y aquellos que no se limitan, si nos conocemos a nosotros mismos no necesitaremos que una ley nos diga que hacer pues sabremos que es lo mejor para nosotros mismos y para que podamos convivir en armonía con la sociedad.
Limitarnos por las leyes es un error, en lugar de buscar leyes que seguir busquemos mejor la forma de prepararnos mejor, de tener sentido común, de ser personas pensantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
"P
ido disculpas si encuentras errores ortográficos, pero se que sois inteligente para entender lo que escribo así esta mal escrito"
Dado a que la ortografía es un medio para comunicar un mensaje pero es la percepción del lector la que comprende el mensaje por ello en las redes sociales se entienden los mensajes aun con los enormes defectos gramaticales